Tema: [Hongos Psilocybes] Rozando los límites de la locura.

Resultados 1 al 7 de 7
  1. #1

    [Hongos Psilocybes] Rozando los límites de la locura.

    Sustancia: Psilocibina.
    Dosis: 5 Hongos medianos secos.
    Setting: Rio las Tumanas, cerca de Valle Fertil, San Juan.
    Set: Perfecto.


    Salimos temprano el día sábado hacia las Tumanas con todas las provisiones necesarias para pasar allí Sábado y Domingo. Frenamos en un camping, agarramos lo necesario y encaramos por el río, el mismo se encuentra rodeado de montañas. Llegamos hasta un punto donde hay una olla de unos 3 metros de profundidad. Nos instalamos allí y comimos los hongos. Éramos tres en total, incluido yo. Los otros psiconautas consumieron 3 hongos cada uno y por mi parte la dosis fue de 5. Mi amigo A ya había tenido varias experiencias, así mismo se encontraba en perfecto estado para la misma, mientras que B no había consumido y se encuentra atravesado por una seria de problemas como los que solemos tener. Una de las intenciones de la ceremonia era poder trabajar estos puntos con B.

    Pasados los primeros momentos, empieza lo que llamaba el primer round. El cuerpo comienza a aflojarse, te movés como Jack Sparrow, de forma gelatinoza, todo comenzaba a verse de una forma no ordinaria, las cosas cosas brillaban más, los colores se intensificaban, todo respiraba, todo allí estaba vivo, lleno de vida, y ahora lo podíamos ver así.

    Comenzamos a tirarnos de las piedras al agua, la sensación del agua era increíble, una seria de visuales ocurrieron. A tenía la malla turquesa, y en un chapuzón tiñó toda el agua de aquel color. B comenzó a verse de color verde clarito, mientras que yo, desde los ojos de ellos estaba azul, como los de Avatar.

    Terminado en primer round, hubo un tiempo donde la armonía interna y la máxima paz abundó.
    Luego comenzó el segundo mucho mas fuerte que el primero. Aquí fue cuando me tumbé en el agua a ver un cuadro que incluía una montaña, con una árbol arriba suyo y muchas cactus San Pedro alrededor. Fue en ese momento cuando sentí que los límites de la locura eran rozados. Tenía los ojos abiertos, infinitamente abiertos, no podía siquiera parpadear por lo impresionante que esa imagen resultó. El árbol se movía con el viento, bailaba, brillaba intensamente, las piedras respiraban, todo estaba impresionantemente vivo. Los filtros de la conciencia se habían detenido por un instante, y pude ver la realidad en su expresión más infinita, fue increíble. Mi amigo A se reía mientras yo relataba la imagen que tenía frente y pudo vivirla de similar manera, mientras que B no tolero la descripción ni la potencia de la misma y corrió la mirada.

    Gente fue llegando al lugar. B, por lo que antes les conté, no se sintió muy cómodo con esta situación y se apartó a un costado de la piedras, bajo la sombra, los lentes de sol puestos y una toalla a medio taparle la cara. Con A estábamos tumbados mirando impresionados lo real de la realidad, sumamente tranquilos.
    Me acerqué a pedir un cigarrillo a uno de aquellos y comenzamos a hablar. Tenía los ojos sumamente abiertos, hablaba muy pausado y en un lenguaje sumamente espiritual, las uñas pintadas de amarillo del día anterior. Me imagino lo que habrá pensado aquel chico jaja.

    Nos apartamos un espacio de todos los nuevos presentes y B se calmó. Comenzamos a hablar sobre la vida y la muerte, los aprendizajes del ser humano en el sin fin recorrido de las almas. Las lecciones de la vida, las personalidades de cada uno de los presentes, los obstáculos a superar para realizar la conexión, la integridad con el todo, con la Creación, con la vida y la falta ilusión del yo del ser humano, que lo desconecta y lo aisla. Millones de temas brotaban de nuestras mentes y nuestras bocas en un lenguaje que es imposible de reproducir en estados ordinarios.

    Nos separamos y experimenté la máxima libertad posible. Podía hacer lo que quería, caminar por donde quería, tocar lo que quería, moverme, cantar libremente, tirarme al agua. Era la libertad absoluta, no había miedo, solamente amor.
    Me recosté a tomar sol y mientras tocaba la piedra con los ojos cerrados, la misma se convirtió en mi mano, veía como mi mano se hacia piedra, como cambiaba su estructura en piedra, de una similar forma ocurría con el agua cuando estábamos sumergidos en ella. Sentíamos por momentos que estábamos dentro del vientre materno nuevamente, pero en este caso del vientre de la vida, de la madre tierra.

    Me recosté a escuchar Espejismo de Los Redondos y me retorcía sobre las piedras con cada acorde, sonaba perfecto, con una finura digna del MDMA. Luego salté a Pink Floyd y escuché Brain Damage. En este momento me encontraba con los ojos cerrados y veía miles de fractales que se movían acorde a la música. Abrí los ojos y vi el cielo, no había ninguna nube formada, sino más bien pequeños hilos de nube por todos lados. La imagen fue fenomenal, un caballo gigante de formo entre todos aquellos hilos, respiraba, el cielo estaba respirando, latía al ritmo de su propio corazon, la imagen del caballo estaba centrada justo sobre mi, los bichos del lugar comenzaron a invadirme el cuerpo, estaban por todos lados, se sentían, no molestaban, se metían dentro de mi boca y salían, por mis manos, mis piernas, cambia el tema, comienza el siguiente, el cielo comenzó a brillar turquesa, el caballo me miraba fijo, mi inundaba, me sobrepasaba, era muy grande, era todo lo que se veía, fue inevitable comenzar a llorar. Sentí una infinidad de amor en el centro del pecho y las lágrimas comenzaron a rodar, la felicidad era superior.

    Seguimos con la charla y fuimos abandonando el lugar. Llegamos al camping, cenamos vegetales para levantarnos temprano al otro día y hacer una nueva experiencia, en este caso con una dosis mucho menos pequeña.
    Volvimos al mismo lugar, hicimos una represa, se lleno nuevamente de gente muy linda que vino a disfrutar de la playa que habíamos armado. Fue menos intensa, pero igualmente de hermosa aquella experiencia. Mucha tranquilidad, mucha vida por todos lados, mucho amor, mucha conexión con el todo, mucha hermandad con los demás humanos.

    Así terminó este fin de semana psilocibo.
    B pudo realizar su ceremonia, con A lo dejamos solo durante largo rato donde se tumbo a mirar para adentro, con el tercer ojo abierto y mirando hacia su interior pudo cuestionarse, reflexionarse, pensar, confrontarse y empezar a cambiar. Realmente fue una experiencia que lo va a ayudar a ir aprendiendo, a ir mejorando, a sanar su alma para convertirse en mejor persona. Varias fueron las veces que le preguntamos con A como se encontraba, que le hablé, que lo ayudé para que la llevara lo mejor posible.

    Hay muchísimo potencial, la psilocibina te hace chiquito, te reduce al tamaño de la naturaleza, a su forma más pura, más química, a un nivel molecular, todo está vivo y esta sustancia te permite verlo así. Te conecte de lleno, borrando el sistema de filtros que nuestra mente crea. En cuanto a la introspección con fines más de carácter psicológico, considero a la psilocibina como una sustancia capaz de derribar las habituales trabas y barreras que nuestra mente genera a la hora de acceder a ciertos contenidos emocionalmente fuertes. En otras palabras, te permite hablar de lo que tenes que hablar sin ningún problema. De forma natural, sencillo, espontanea, con tabu, sin miedo.

    Espero que les haya gustado el relato. Espero sus comentarios.
    Saludos mis queridos psiconautas.

    Lo hicimos de vuelta y lo seguiremos haciendo.

  2. #2
    No me gusto, me encantó!!! Llorar de felicidad tripeado, nada mas delicioso.

  3. #3
    Un Viejo Conocido Avatar de Ernst Jünger Conocido
    Ubicación
    Nube de Magallanes
    Mensajes
    385
    Muy lindo viaje che! Me sentí muy identificado con lo que dijiste de la charla, son cosas que después no las podes expresar de la misma manera, la verdad que es todo muy diferente con los psilocibos.
    Saludos!
    3-MeO-2-oxo-PCE <3

  4. #4
    Un Viejo Conocido Avatar de Morfeo Conocido
    Mensajes
    790
    Hermoso....
    "Bon Voyage"

  5. #5
    Miembro Oficial Avatar de sr.X
    Ubicación
    La taberna de Moe
    Mensajes
    124
    Como me manijeo con esta mágica molécula, en cuanto a tu experiencia me paso algo parecido con el 25i ese sube y baja emocional en el que no podes controlar lo que realmente sentís es hermoso. Buen viaje y que tengas muchos mas!

  6. #6
    Usuario Nuevo Avatar de starostaelidiota
    Ubicación
    Santa Fe, Argentina
    Mensajes
    44
    ¡Qué hermoso viaje! Me diste ganas de comer hongos de nuevo, sobre todo por la imagen positiva que tenés de la psilocibina como ayuda para pensar sobre los problemas y reflexionar posibles soluciones. Últimamente tengo muchas cuestiones que no estaría mal repensar bajo estados alterados de conciencia. Pensé más en la salvia mascada que la psilocibina por el sobresalto que tuve en mi primera experiencia con cucus.
    ¡Un abrazo!

  7. #7
    Miembro Oficial
    Ubicación
    el carril salta
    Mensajes
    60
    hermoso viaje!!! este verano me pongo las pilas a buscar hongos... crecen aca a unos 30km maso... hermoso viaje

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •