Tema: (Floripondio blanco) 3 flores y viarias hojas

Resultados 1 al 3 de 3
  1. #1

    Exclamation (Floripondio blanco) 3 flores y viarias hojas

    Finalmente, no resistí la tentación de hacer una infusión con esa planta que vengo viendo hace tiempo. Le hablé, diciendole que desaba su poder. Un viejo que pasó me miró como si ya estuviera loco. Y si, me iba a volver loco.

    Es el segundo viaje que hago con flori, la primera vez fue una flor y nada más. Me venían imágenes raras, y desperté con la visión apenas borrosa al mirar de cerca. Pero esto fue otra cosa; los efectos alucinantes duraron alrededor de 5 horas. Me sumergí del todo en las escenas que percibía. Perdí la memoria de quien era o donde estaba, mientras ante mi se formaban imágenes como si soñara. Estaba bajo una palmera. Me acordé que tenía un sombrero en los ojos, me molestó la luz y me tapé nuevamente. Luego, de pronto estaba leyendo algo, seguro que era un libro de Castaneda, pero no entendía las palabras. Intenté dar vuelta la página y de pronto supe que no había nada delante de mi, al ver el cielo quitando mi sombrero sin querer. Me había abstraido de todo lo demás. Las nubes formaban figuras cambiantes y fasinantes; en esto era igual a otras plantas. En ningún momento tuve ningún dolor ni ganas de vomitar, ni siquiera mareo. Si sequedad de boca y una energía que venía en rachas, un bienestar marcado, pero a la vez una extraña languidez que contrarrestaba esas rachas de energía rojiza. Las cosas aparecen y desaparecen, así de la nada como a nivel cuántico, sin que el cerebro las descarte como algo irreal. Las formas visuales no son caleidoscopios, digamos. Eran una especie de redes de cuerdas de colores, o aveces amarillas, que se agrupaban delante. O escenas cotidianas sin diálogo interno. Pero esto ha de ser una simple alucinación. Lo que me gusta es la energía que genera. No estuve mucho tiempo en el campo, quizás un par de horas, y regresé a la casa casi sin darme cuenta. En cierto momento, estaba mirando el techo de rectángulos blancos. Y entonces, una viga se curvó, a la velocidad del rayo, quedando como un río. Cerré los ojos. Quise dormir, pero ver la intensidad de los colores atrapó mi atención. Noté que a donde mirara, veía caras abstractas. No había manera de evitarlas. También veía texturas extrañas en la pared, que no lograba interpretar. Me concentré en un gancho para colgar camperas. Lo miré atentamente mientras se movía extrañamente. Se fue transformando en un hombrecillo totalmente negro que bailaba y que se movía en círculos, acercándose. Caminaba de un lado a otro allí en el aire, en una graciosa danza circular. Entonces, una gran figura se interpuso por un segundo, lo que me llevó apartar la vista. Era una mujer flotando de costado, de rosado. Tenía una sonrisa y el pelo rubio. La realidad de la percepción me topó de lleno y, por un momento, tuve miedo. Sentía los golpes de energía cada dos o tres minutos. La consciencia se manifestó así, a lo bruto, pero me gustó mucho. En esto difiere de otros visionarios, quizá; las cosas se vuelven demasiado reales. Tengo que admitir que me resulta divertidísimo. No imaginaba algo así. La sequedad de la boca es un detalle menor, pero sin agua puede ser un tanto desesperante. Tiene mala fama esta planta. Hay quienes han muerto o no han vuelto. Más vale no cometer un error, pero seguiré probando.
    No hace falta que las personas se pongan de acuerdo, porque no hace falta acuerdo, para actuar en pro de un bienestar universal.

  2. #2
    No es tan tóxica como he pensado pero, en realidad, no quiero repetir la experiencia de momento. Esperaré unas semanas. Ojalá pueda conseguir los otros psicodélicos de vuelta. Si no me los birla la ley. Quiero prints. Calma! encontré un fasito. Me anduvo la intuición eligiendo esa planta, pero no creo estar a salvo de la muerte. Hace unos días hice una taza de te con una datura, silvestre, de tallos rojizos. El fruto no tiene unas agujas tipo trifolias, sino que tiene un fruto chiquito con muchas espinitas. Es una plantita. Usé solo unas hojas, pero eran unas cuantas, tipo 10 o más. No me pasó nada que haya podido evaluar de manera consciente. Y recién vi que un gallego dijo que esas plantas son terriblemente tóxicas. Pero volviendo al arbusto de campanas blancas; me llama la atención. Cada planta tiene sus propios modos. Pero no se si son pertinentes las clasificaciones más allá de cierto nivel. Solo reafirmo con esto vivido que es diferente al hongo y otros psicodélicos y que viví rachas de bienestar espectacular. Aveces parecía un sueño. Fue manejable. Me abstraía de todo y sin embargo volvía bien.

    Buenos humos.
    No hace falta que las personas se pongan de acuerdo, porque no hace falta acuerdo, para actuar en pro de un bienestar universal.

  3. #3
    Las solanáceas delirógenas (Estramonio, Belladona, Beleño, Mandrágora, Floripondio, Borrachero...) no son drogas recreativas, son venenos que en el mejor de los casos te hará vivir un infierno que no recordarás y en el peor de los casos RIP.
    A menos que busques una experiencia enteogenica (una experiencia con la que cambies tu forma de ver la vida) te lo desaconsejo.
    Desde mi punto de vista las plantas solonaceas carecen de uso ludico por la incapacidad de controlar tanto la dosis como a ti mismo

    Si aun asi quieres consumirla, estate SIEMPRE acompañado (INDISPENSABLE) y date cuenta de que parte del efecto de la planta es olvidarte de queprecisamente estas bajo sus efectos, asi que careceras de autocontrol.

    Me gusto mucho tu Trip Report viejo, y a pesar de lo que te dije, aveces me gustaria probarlo almenos una vez en la vida.

    Saludos.
    “La diferencia entre un veneno, una medicina y un narcótico es sólo la dosis.”
    Albert Hofmann

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •